Batucada

Probablemente, la percusión pueda ser una de las formas culturales más ancestrales que aun perduren en nuestro tiempo. No hay tribu africana en la que la percusión no sea una de las formas más comunes de relacionarse y comunicarse. Nuestro Team Building musical pretende no solo ser una actividad de empresa empoderadora y divertida, sino que pretende mejorar aspectos relacionados con la comunicación en el seno de tu equipo.

La batucada es una manifestación musical consistente en el uso de un grupo de instrumentos de percusión. Tiene como característica principal la acentuación del segundo tiempo en los compases. En ocasiones se la considera una derivación de la Samba. El origen de la batucada está en las culturas africanas donde se han dado siempre formaciones de tambores para festividades sobre todo religiosas y también populares. Se encuentran batucadas en los países africanos y en países cuyas culturas tienen raíces africanas. En nuestra época la batucada ha tenido su florecimiento reciente en Brasil, donde se forman batucadas con más de 3000 tamboristas y bailarines, de forma que la batucada brasileña es el prototipo del movimiento de batucadas que vemos ahora en Europa. Además, este movimiento es creativo. Mientras las batucadas brasileñas tocan ritmos tradicionales, las europeas se dejan influenciar por otras culturas de todo el mundo. Nuestra actividad de Team Building  estaría basada en el estilo europeo.

¿Que instrumentos de percusión usaremos en nuestro Team Building musical?

Surdos. Es un tambor circular de grandes dimensiones y sonido profundamente grave. El diámetro varía entre 45 cm y 75 cm. Los surdos de samba poseen una profundidad típica de 60 cm. Está típicamente hecho de madera o metal y posee pieles en ambos lados. Su función principal es la marcación del tempo.

Tamborím. Similar a un tambor, pero con una caja más estrecha y alargada. Está formado por un cilindro de madera de hasta 40 centímetros de altura, recubierto por ambas bocas con parches de pergamino de 25 a 30 centímetros. El pequeño tambor brasileño se subestima muchas veces. Antes los músicos tocaban sus ritmos en el tamborim simplemente con una simple baqueta de madera, o en formaciones pequeñas e incluso con tan sólo los dedos.

Agogo. Es un instrumento musical descendiente de las campanas dobles de hierro africanas. Es difícil precisar cuándo fue introducido en Brasil, probablemente a mediados del siglo XVI por esclavos pertenecientes a la nación Yoruba. Es un instrumento hecho con dos campanas de hierro unidas entre sí por una especie de arco combado, que sirve igualmente de asa. Cada una de las campanas tiene un tamaño y sonoridad distintos. Se sujeta el instrumento por el arco con una de las manos mientras la otra percute con una baqueta de madera o metal las distintas campanas.

La analogía entre una orquesta musical y cualquier equipo de trabajo, ofrece una perspectiva muy clara del significado de trabajar en equipo. Los participantes experimentan el significado de la colaboración, la importancia de cada una de las partes que integran la orquesta, la escucha activa y la contribución de la energía personal para alcanzar un objetivo común.

Si tocamos a un mismo pulso, a un mismo compás, significa que nos estamos escuchando, que hay empatía, y que podemos trabajar en equipo. Basándonos en este concepto, en nuestro team building musical denominado “Al son del equipo”, utilizamos la percusión para realizar actividades de empresa orientadas a reforzar el trabajo en equipo y la sensación de pertenencia, con un resultado impactante y cautivador. ¿Que conseguimos con esto?

La percusión promueve la cohesión interna del equipo, al derribar barreras como la jerarquía, antigüedad en la empresa, el sexo, la cultura, el idioma, la religión, etc.

Reducir el estrés. Después de la actividad de team building, el grupo se encuentra más relajado y receptivo, por lo cual una sesión de percusión interactiva en medio de largas conferencias, jornadas de kick off, reuniones anuales o convenciones suele ser una actividad ideal para desconectar.

Desde Kaizen coaching y team building os ofrecemos una actividad relacionada con la toma de conciencia del pulso interno que todos los grupos de trabajo tienen en su funcionamiento como equipo. Para facilitar esta forma de entender el ritmo del equipo, utilizamos la percusión como expresión básica, ya que no hace falta la comunicación verbal para empatizar y entenderse con el resto de los compañeros. La percusión nos permite experimentar la fuerza del grupo funcionando unido, sentirlo y bailarlo. La cuestión es, ¿trabajamos juntos y hacemos música o trabajamos sin conciencia colectiva y hacemos ruido?

Normalmente los participantes en nuestro team building nos confiesan que al principio de la actividad no tienen la seguridad de que vayan a ser capaces. En este país generalmente no estamos muy familiarizados con esta cultura musical, por lo que la mayoría de grupos no tienen experiencia previa. Pero en cuestión de minutos, con la ayuda de nuestros expertos facilitadores son capaces de recrear ritmos al mismo pulso que sus compañeros. Esto, unido al sonido grave y potente de los tambores, hace que se cree una atmósfera motivadora y muy gratificante, no hay más que ver las amplias sonrisas en las caras de todos los percusionistas que participan en nuestro team building musical.

Por lo tanto, sin necesidad de ningún tipo de conocimiento musical previo de los participantes, nuestros percusionistas profesionales os guiarán a lo largo del proceso de creación de un grupo de percusión. Un speaker es el encargado de dirigir este team building, y orientar la actividad hacia la toma de conciencia del grupo,  ya sea un equipo de futbol, el departamento de I+D o una orquesta: En todos los casos la sinergia del trabajo conjunto nos confirmara que la suma de las partes por separado siempre será menor que la fuerza que conseguimos cuando lo hacemos juntos, al mismo pulso. Los tambores nos permiten vivir este principio, sentirlo más que conocerlo solamente. Y esta es la gran ventaja de nuestro team building, está demostrado que para aprender hay que salir de la zona de confort, experimentar, atreverse y sobre todo vivir la experiencia, que no os dejará indiferentes.

Desde Kaizen coaching y team building os animamos a que viváis con nosotros esta inolvidable experiencia, a que sintáis el poderío de nuestros tambores y el goce de experimentarlo junto a vuestros compañeros.