La escucha activa

Ser capaces de comunicarnos bien es algo más que saber hablar o expresarnos correctamente. Saber escuchar a nuestro interlocutor es el 50% del éxito de una conversación, de una buena comunicación. Desgraciadamente, no todos contamos de forma innata con esa habilidad. Pero podemos aprenderla. Las actividades de Team Building pueden ser una buena ayuda para trabajar la escucha activa.

Si todo esto lo trasladamos al marco de la empresa, del trabajo en equipo, resulta aún más esencial potenciar este saber escuchar, ya que no sólo nos ayudará a establecer mejores relaciones con el resto del equipo, los compañeros, nuestros superiores o jefes, también nos ayudará a ser más efectivos y a que nuestro trabajo (el individual y el de equipo) obtenga mejores resultados.

¿Cómo podemos aprender a escuchar? ¿Hay trucos? ¿Cómo ayudan estas actividades de team building? Vamos a tratar de dar respuesta en este post a todas estas cuestiones. Empezamos con algunas claves que expertos y coaches (como Christopher Barquero) recomiendan:

5 claves para aprender a escuchar

1.- ¡Atención, por favor! Permanecer atento a lo que los demás dicen es el primer paso. Si en una reunión, a la vez que escuchamos estamos con el móvil en la mano chateando, mirando por la ventana o anotando algo en nuestra libreta con el bolígrafo, no estamos prestando la atención necesaria para escuchar y entender todo lo que otros exponen. Procura siempre mirar a los ojos a la persona que está hablando, esto te ayudará a la hora de concentrarte en lo que dice. Puede que estemos de acuerdo, puede que no. Pero, sin duda, el primer paso es dejar hablar al otro y focalizar nuestra atención en su discurso.

2.- Hablar menos y escuchar más. Para muchas personas resulta más fácil hablar que escuchar al otro en un entorno laboral (y posiblemente también en el plano personal). Pero lo lógico es que exista un equilibrio entre el tiempo que dedicas a hablar y el tiempo que decidas a escuchar a los demás. En una reunión de trabajo, es necesario participar y mostrar tu opinión, ideas… pero es igualmente importante dejar hablar, opinar, participar el resto del equipo. Sólo así se consiguen los mejores resultados. Sólo así se consigue el mejor trabajo en equipo.

3.- Un ambiente relajado, sin interrupciones. No hay duda de que si una conversación tiene lugar entre 2 o más personas en un ambiente relajado, tranquilo, donde se respetan los turnos para hablar, donde se escucha a cada participante… el resultado será mucho mejor que si se desarrolla en un ambiente crispado. Si además conseguimos no interrumpir a la persona que habla, ésta tendrá la sensación de que lo que cuenta es interesante para el resto, se sentirá más valorado y confiado para hablar.

4.- Utiliza el lenguaje corporal. Nuestros gestos nos ayudan enormemente a la hora de relacionarnos con los demás. Mostrar a nuestro interlocutor, a través de gestos, que estamos de acuerdo, que entendemos lo que dice, etc. facilita un clima de sintonía y entendimiento que favorece la comunicación. Asentir con la cabeza cuando el otro habla, sonreír…, en definitiva, debemos expresar interés en lo que otro dice. Y para ello, nuestro cuerpo y nuestros gestos pueden ser una buena ayuda.

5.- Reformula, reflexiona, resume… Se trata de hacerle ver a nuestro interlocutor que el mensaje ha llegado, que hemos conocido su idea, su propuesta, su explicación… Y para ello, podemos poner énfasis en los puntos más relevantes del discurso utilizando para ello frases del tipo “si he entendido bien, tu idea es…” o “Según lo que propones, la solución sería…”. Además, si tras el discurso de tu interlocutor eres capaz de compartir tu propia reflexión sobre el tema o hacer un resumen de los puntos clave del mismo para asegurarte de que lo has entendido todo correctamente, demostrarás además que has estado atento, escuchando, analizando, reflexionando… Que ha resultado de tu interés.

Actividades de Team Building que te pueden ayudar

¿Qué actividades nos pueden servir para trabajar nuestra escucha? Dos de las que recomendamos en este sentido a nuestros clientes son:

Al son del equipo (o Team Building de cohesión)

Una actividad de Team Building donde se trabaja de forma especial la escucha y la cohesión grupal a través de instrumentos de percusión. Si somos capaces de tocar a un mismo son, significa que nos estamos escuchando unos a otros, reforzando nuestra sensación de pertenencia a un equipo. Se trata de experimentar la fuerza del grupo cuando trabaja unido. Un evento de empresa motivador, de unión, especialmente recomendado cuando se trata de estrechar lazos entre los integrantes de un equipo de trabajo.

La Bomba (un Team Building original)

En una tranquila sala de reuniones o conferencia, irrumpen inesperadamente unos terroristas (ficticios) que aseguran que una bomba explotará en poco tiempo si no son capaces de detenerla. Sin duda, una de las actividades de team building más originales e impactantes, que requieren de la comunicación y participación de los diferentes equipos entre sí para alcanzar el objetivo común: desactivar la bomba a tiempo. Una actividad que no requiere esfuerzo físico, pero sí muchas dosis de comunicación y escucha de las diferentes ideas, propuestas de los participantes de cada equipo para tratar de resolver el problema de forma conjunta.

Como expertos en actividades de empresa y Team Building en Madrid y Barcelona, sabemos la importancia de un equipo unido, que se escucha, se conoce, se respeta. Pero esto no siempre surge de forma natural, por lo que reforzarlo con ciertas pautas, ejercicios y actividades de team building siempre es una buena idea. ¿Lo ponemos en práctica? ;)