La solidaridad compartida genera unión entre los participantes, así como motivación y una gran implicación tanto individual como colectivo.

El sentimiento de pertenencia, la generosidad y la emoción se hacen patentes al estar realizando una buena acción en grupo.