La cata de vinos, además de resultar sumamente entretenida, puesto que aporta conocimiento y satisface nuestra curiosidad, es una actividad perfecta para crear un ambiente distendido, para fortalecer los lazos entre los participantes y para pasar un rato agradable que favorezca la comunicación. ¡No puedes perdértela!