La batucada, como otras prácticas de la percusión, energiza y genera un gran sentimiento de cohesión. Además, libera tensiones y pone a prueba la coordinación, la capacidad de escucha y la capacidad de funcionar como equipo. Una experiencia divertida e inovidable.