Mientras que acercamos a los componentes de la familia al ambiente social y profesional de su familiar, obtenemos beneficios psicológicos y afectivos.

El acercamiento entre las familias y los trabajadores, favorece la relación entre los componentes de los equipos de trabajo, haciendo que mejore el clima laboral, lo que repercutirá en su rendimiento, eliminando tiranteces y tensiones habituales en los centros de trabajo.